Como Has Cambiado Mi Vida

Este post, se lo dedico a mi hija de 7 años.  Muchos transitamos por este mundo, sin expresar a nuestros seres queridos, lo mucho que los queremos y sin darles las gracias por haber cambiado nuestras vidas.  Yo no quiero formar parte de esa estadística y quiero que esto, le quede a mi hija como un pequeño recuerdo de muchos que le dejare.

Les confieso que cuando era más joven, nunca me gustaron los niños, no sentía que tenía la paciencia suficiente para lidiar con sus energías y temas infantiles.  En Septiembre del 2004, nació mi hija y comenzó una nueva etapa en mi vida.  El verla nacer fue una emoción que no la puedo describir, lo que si les puedo contar, es con la fluidez que brotaban las lagrimas de mis ojos y como mi corazón latía aceleradamente.

Muchas personas que no han experimentado ser papas, piensan que cuando nacen los hijos se acaba la diversión, para mi ha sido todo lo contrario.  Estoy de acuerdo que es una etapa en la cual, pierdes un poco el vínculo con los amigos y las reuniones sociales pero ganas una pieza del rompecabezas familiar, pieza necesaria para formar un verdadero hogar.

Mi hija y yo hemos creado un vínculo inseparable, la consiento pero también la disciplino, confió en ella y escucho sus inquietudes.  Muchas veces, pienso en el día que saldrá en su primera cita y en quien será el que llegue a tocar la puerta de mi casa para invitarla a salir.  El discurso para el primer candidato, ya lo tengo preparado.  Sé que llegara el día, en que se convertirá en mujer y ya no podre protegerla como lo hago ahora.  Es por eso, que trato de enseñarle buenos valores y brindarle un hogar sano, donde crezca y aprenda a tomar sus propias decisiones. Me encantaría que se casara con un hispano para mantener viva nuestra cultura.  No me gustaría que las cenas de acción de gracias y navidad fueran en ingles pero al final de cuentas, el corazón no conoce de idiomas y ella tendrá la última palabra y mi apoyo total.

Mi hija me ha dado una razón para vivir, trabajar y disfrutar la vida.  Me ha convertido en una mejor persona, en todo el sentido de la palabra.  Me ha enseñado a tener paciencia, a ser más responsable, a escuchar y a ver la vida de otra manera.

Te agradezco princesa, por toda la felicidad que me has brindado en estos 7 años.